Con mi hija no se juega

Cuando mi hija me mira, siento (además de un amor por el que moriría) la necesidad de protegerla, de velar por ella, de impedir sobre todas las cosas del mundo que sufra.

A la vez, siento que debo enseñarle todo lo que pueda para que el día de mañana sea una persona con valores, con buenas intenciones, con fuerza, con seguridad para afrontar todo lo que la vida pueda ponerle delante (lo bueno y lo malo).

educacio_bressol_2

Y es que lo que les enseñamos a nuestros hijos es el legado que tendrán cuando nosotros no estemos (no solamente cuando muramos inevitablemente, sino cuando se enfrenten solos a decisiones, a problemas, a alegrías). Y esos conocimientos se enseñan en casa, pero también en la escuela. Por eso es tan sumamente importante la educación que les damos. Y, nosotros, como padres y madres, tenemos que luchar para que, en este contexto de crisis, no paguen nuestros hijos las consecuencias del retroceso del estado de bienestar que estamos viviendo.

Escoles Bressol de Barcelona

Mi hija tuvo la suerte de entrar en una Escola Bressol (Guardería) Pública de Barcelona. Es cierto que las instalaciones son increíbles, las cuidadoras muy cualificadas y amables, el precio asequible, etc. Pero últimamente se ven atacadas por recortes que no hacen más que peligrar el sistema educativo:

– Reducción de 1 hora del personal de cocina.
– Cambio de categoría de los cuidadores: de docentes pasan a ser técnicos.
– Incremento de la cuota de comedor.

419913_361963327170003_139559653_n

Estas medidas se suman a las que hace unos meses ya se aplicaron:

– Reducción de media hora de las cuidadoras de soporte al mediodía.
– Aumento de la ratio por aula.
– Privatización de ciertas áreas de las escuelas, que deberían ser públicas.

Por otro lado, hay algunas situaciones que claman al cielo: un ejemplo es que antes, si un niño enfermaba y estaba más de 5 días sin ir a la guarde, en el recibo del mes no se cobraban las dietas de los días que lógicamente no había ido a clase. Esto ha desparecido. Es decir, si Fulanito no va a clase dos semanas, el Papá y la Mamá de Fulanito pagan su cuota entera ese mes (cuota y comedor). Pero, curiosamente, la empresa  que trae la comida sólo cobra por las comidas que ha servido. ¿Quién se queda el dinero de ese comedor que nosotros pagamos pero que no llega a cobrarse?

Los que pagan son nuestros hijos

Lo que me duele en el alma es que, al final, los que acaban pagando son nuestros hijos. Esas personitas inocentes y felices. Porque, por ejemplo, la reducción en el personal de cocina, hace que todas las comidas se retrasen. Con una persona menos (o que llega una hora más tarde), la pobre cocinera que tiene que preparar 30 purés de verduras, 45 comidas a trocitos y 50 menús casi de adulto no da abasto. Eso sin contar que algunos niños requieren dietas especiales.

educacio_bressol_1

Como sus manos no pueden humanamente preparar la comida más rápido, los purés se retrasan 20 minutos, los trocitos 40 y los menús 1 hora. Cuéntale a un niño hambriento de 2 años que aún no puede comer porque estamos en crisis…

Y en el caso de que lo entendiera, ¿entendería que Xavier Trias cobra 143.708 € anuales, de los cuales 32.604 € son en concepto de dietas? Y me juego lo que queráis a que, cuando tiene hambre, come.

Únete a la #mareafucsia

Enfin, y como he explicado al principio del post, los padres y madres tenemos que unirnos para crear una fuerza que pare todos estos ataques. Yo os he expuesto los que afectan a la pequeña infancia (que son los que más conozco), pero en todos los ámbitos de la educación se dan ataques similares (o peores).

Tenemos que luchar, porque de este presente depende el futuro de nuestros hijos. Porque se merecen una educación pública y de calidad. Porque no queremos rescatar más bancos, sino que queremos evitar que se privatice la educación y la sanidad, queremos avanzar en en estado social. Queremos construir un mañana en el que nuestros hijos puedan vivir a gusto.

marea-fucsia-insignia1

#MareaFucsia es un movimiento de padres y madres bloggers que no vamos a quedarnos con los brazos cruzados, y vamos a ejercer nuestra fuerza (la que tenemos, la de la red), para poner nuestro granito de arena en pro de un futuro mejor. Podéis ver su Manifiesto aquí.

Fuente: Escoles Bressol Indignades
La foto de la pizarra es de Pinterest (antes del retoque)

Anuncios

  1. Os apoyo… Es muy buena iniciativa. Yo estoy un poco lejos porque vivo en Asturias pero… En la red no hay fronteras no??? Asi que en lo q pueda apoyar,.. Aquí estoy!!!! Voy a reenviar tu post y voy publicarlo en facebook…. Para que te puedan leer…. Un abrazo!!!

  2. Qué clarito que expones las circunstancias propias, que se extrapolan a muchas otras zonas de nuestra geografía, seguro! Muy bien hablado, Marta. Yo tb lo comparto en mi Facebook.

  3. Mi madre trabajó haciendo meriendas en una guardería de Barcelona hasta que con el inicio de la crisis la despidieron en 2008. Además de limpiar todas las instalaciones cuando se iban los niños y las profesoras, tenía que servir 70 meriendas que elaboraba ella sola. Le propusiron reducirle la jornada de 7 horas y media a 5 horas, le quitaron a la compañera que la ayudaba y le rebajaron el sueldo 300 euros, pero le dijeron claramente que el trabajo sería el mismo. ¡Normal, los 70 niños iban a seguir comiendo y manchando lo mismo! ¡Estos no entiendes de recortes!

  4. Pingback: Nosotras también nos encerramos | Una mamá diseñadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: