Un pie en mi cara

Hoy me he despertado con un pie en mi cara. Un pie pequeño, concretamente un número 22. Muchos pensaréis, ¡qué incomodidad!

Pues para mi es una alegría. Resulta que ese pie en mi cara forma parte de nuestra intimidad. La intimidad que cada noche creamos cuando nos tumbamos juntas a ver la tele abrazadas y que cada mañana con la rutina, la guardería y el trabajo dejamos a un lado.

colecho_captura

Para mi, no existe mejor despertar. Hay días en los que abro un ojo y veo la carita de curiosidad, esa mirada tan viva, esperándome, tocándome, o hablándome. Hay otros, en los que me despierto yo antes y la observo, escucho su respiración y la contemplo tranquila y orgullosa.

Además, los niños recién levantados tienen un aspecto especial, están aún más guapos, más mulliditos. Es como si sus reservas de energía estuvieran a rebosar, y eso se traduce en su expresión. Aún cuando tienen un mal despertar (sobretodo después de la siesta) y sólo buscan abrazarse como ositos, ¡qué mejor que tenerlos al lado y estar un rato más juntos!

Con todo esto, lo que intento es que todos aquellos que están en contra del colecho, por un momento, se pongan en mi piel y comprendan mi experiencia en primera persona. Para que vean que es única y buenísima, y que no hay nada malo en potenciar el vínculo que nos une a nuestros hijos.

De hecho, para los que creáis que un hijo que colecha no es independiente, decir que mi hija duerme perfectamente sola en la guardería o cuando se queda a cargo de la abuela.

Enfin, y para intentar mostrar con imágenes, esta sensación, os dejo un mini vídeo. Aunque creo que es imposible explicar con palabras o imágenes esta experiencia.

Despertar a tu lado from Una Mamá Diseñadora on Vimeo.

Anuncios

  1. que bonito Marta, como me gustaría..ya te he comentado alguna vez que mi hijo es “gato”..esta nche ha tenido tos y harta de levantarme 100 veces me lo he metido en la cama..se ha puesto istérico!!! como si le pincharan con agujas!! mecachis…casi pero no!!……esperemos mas adelante sea mas afectivo, ahora es como si sintiera agobio cuando lo abrazan…q lastima!!! no sabe lo q se pierde!! jejjeje

  2. Uf! estoy llorando! yo creo que alguien que no ha dormido con un niño nunca, no te puede entender. Lo cierto es que yo no entiendo como teniendo hijos, que crecen, se hacen mayores y se van algún día de casa, se pueden perder esto! es lo más mágico que tiene la vida!!! yo no lo cambiaría por nada del mundo, despertar cada día con mi hijo abrazándome, achuchándome, sus manos calentitas, su olor, sus besos… lo más de lo más del mundo mundial!!!!!!!!!

  3. Q cierto! no hay mejor despertar que abrir los ojos y ver sus caritas ansiosas por descubrir un nuevo dia.
    Precioso post!

  4. zumamabloguera

    Yo también desperté muchas veces con pies en la mía y encantada, además de levantarme partida por las patadas de la noche, pero colechar es una experiencia única que nadie debería perderse. Saludos

  5. Me encanta Marta!!!! mira yo estoy totalmente de acuerdo con el colecho aunque mi hija no se deja ni a la de tres!!! es tan nerviosa que es metérmela en la cama y quiere fiesta!!! AJajAJja espero que algún día sea capaz de relajarse y sentir lo que sientes tu porque me encantaría…eso de relajarse con gente la mia lo lleva fatal…además cuando quiere dormir te pide que la lleves a su cama desesperada… 😦 a ver si crece y se viene a mi cama cuando el papi se va a trabajar!! jeje Bstos!!! 🙂

  6. Que mejor postura?, que mejor sensación?

  7. Digan lo que digan los padres “en contra” del colecho es imposible que no sientan todas y cada una de las cosas que has escrito, en el fondo fijo que les encannnta! 😀

    Un beso!!

  8. Me he encantado este post, me ha recordado cuando de pequeña me iba a la cama de mi madre tempranito por la mañana y terminaba de dormir allí con ella los minutos que faltaban ara despertar, mi madre ahora vive lejos de mi, y cuando una vez al año la veo, a veces me encuentro que por la mañana voy y me acuesto a su lado, igual como cuando lo hacia de pequeña. ¿Como voy ahora a negar esa sensación a mis hijos?
    Gracias por este post.

  9. Pecosa

    ¡¡Estoy completamente de acuerdo con lo que cuentas en el post!! Los fines de semana, cuando no tenemos el tiempo contado, viene a nuestra cama y nos pasamos una hora contándonos cosas, acostadas una junto a la otra, acurrucadas. No me canso de acariciarle el pelo, de olerla, de tocarla. Los niños sólo son niños una vez, y crecen muy deprisa. O aprovechas para disfrutar esa sensación, o te la pierdes para siempre. ¡¡Gracias por recordarme que soy una privilegiada por tener este tesoro!!

  10. Pingback: Porteo para todos (con lámina) | Una mamá diseñadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: