¿Mami, qué es analógico?

Los que hemos nacido en los 70-80 del siglo pasado (uff, cómo suena eso) sabemos exactamente qué quiere decir analógico. Todos hemos tenido cintas de cassette, hemos hecho fotos y las hemos llevado a revelar (con la emoción que suponía ir a buscarlas a la tienda) o hemos grabado vídeo con una videocámara enorme y pesada que grababa en unas cintas minis que ponías dentro de un adaptador VHS y veías en el vídeo de casa.

Pero hoy en día, hemos perdido ese sentido y todo lo relacionado con la imagen y la música tiene un carácter inmediato. Yo grabo un vídeo en mi móvil y al momento lo visualizo en la pantalla. Hago una fotografía y la cuelgo en facebook y, en tiempo real, mis amigos la comentan, se etiquetan, etc. Hace unos años, cuando rebobinábamos las cintas con un boli bic, esto era inimaginable desde luego.

Pero nuestros hijos, han nacido en esta época súper tecnológica. Y avanza a pasos agigantados. No podemos imaginar lo que tendremos de aquí 5 o 10 años, pero seguro que nuestros hijos serán usuarios avanzados. Un ejemplo es que mi hija no sabe hablar (apenas 5 palabras mal pronunciadas) pero sí sabe desbloquear un iphone, o pasar las fotos con el dedito. Es decir, no conoce el significado de la mayoría de conceptos pero entiende perfectamente qué es una pantalla táctil. A mi me da un poco de miedo y también despierta en mi una cierta nostalgia, porque siempre he sido una amante de lo analógico.

Es por eso, que ayer compré un carrete para mi antigua cámara polaroid y decidí pasar esta mañana de sábado “jugando” con ella. El resultado ha sido increíble. No sabéis el interés que ha suscitado ese aparatejo tan mecánico y tan poco tecnológico en las manitas de Lucía. Y la cara de ilusión que ha hecho cuando ha visto salir de la cámara la fotografía. ¡Y el grito cuando se ha visto en ella!

Os dejo la prueba de este momento que hemos pasado Lucía y yo con la fotografía analógica. Y aprovecho para agradecer que esto sea posible a los ex-trabajadores de Polaroid que resucitaron las cámaras y las películas instantáneas cuando la empresa cerró, creando The Impossible Project. Y prometo conservar todas mis reliquias de cámaras polaroid compradas en mercadillos, fotos hechas y demás “trastos” (como dicen algunos) para enseñárselos a mi hija cuando me pregunte “¿Mami, qué es analógico? – Analógico es esto.”

Anuncios

  1. Cristina

    Recuerdo con gran nostalgia entrar en mi cuarto oscuro, con su luz roja, la ampliadora, las cubetas con sus líquidos… Meter una hoja blanca en el revelador y poco a poco aparecer la imagen que estaba esperando… Espero algún día poder volver a tener un espacio para montar mi antiguo laboratorio…

  2. Gina Giner

    Estem molt d’acord “cuñá”!! L’analògic sempre serà especial!!

  3. pues sí que da nostalgia… ayer me encontré 4 carretes por abrir de 36 fotos :-O

  4. Marta

    Ojalá yo también tuviera una polaroid! nunca tuve una… mi hermana mayor no me la quería dejar por miedo a que se la rompiera…
    De mayor le hará ilusión verse en fotos parecidas a las de la infancia de su mamá.

  5. Pingback: Lomography + Porteo + Zoo + Family « Una mamá diseñadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: